Qué es el VAT en Estados Unidos 2023

Si has viajado de Estados Unidos a otros países, es posible que hayas oído hablar del VAT, que significa «Value Added Tax» en inglés, y en Latinoamérica se conoce como IVA (Impuesto al Valor Agregado). Sin embargo, es importante destacar que en Estados Unidos no existe este impuesto.

Debido a esta diferencia, puede surgir la pregunta sobre cómo se aplica el VAT y qué sucede con las compras internacionales. ¿Debes pagar el VAT si sales de Estados Unidos? A continuación, responderemos todas las dudas que puedas tener sobre el VAT.

¿Qué es el impuesto VAT?

El VAT (Value Added Tax) es un impuesto sobre el consumo de bienes y servicios que se aplica a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la producción inicial hasta llegar al punto de venta. El impuesto que paga el consumidor final se calcula en base al precio del producto, descontando los costos de los materiales que hayan sido gravados en etapas anteriores.

Cuando hablamos del VAT Number, nos referimos al número de identificación fiscal utilizado en relación con este impuesto. Es un impuesto que se aplica cuando los vendedores agregan valor a un producto o servicio. Similar a un impuesto sobre las ventas, los consumidores que pagan el VAT suelen abonar un porcentaje determinado sobre el precio final. Sin embargo, es importante destacar que en Estados Unidos no existe este impuesto.

El VAT o IVA se aplica en aproximadamente 170 países, pero Estados Unidos sigue siendo la única economía importante que tiene un impuesto sobre las ventas en lugar de uno sobre el valor agregado. Aunque a menudo se confunden, estos impuestos son completamente diferentes.

¿Cómo funciona el VAT Number?

Para comprender cómo funciona el VAT, consideremos el siguiente ejemplo: supongamos que has comprado un par de zapatos por $100 dólares. En este caso, el impuesto sobre el valor añadido (VAT) es del 20%. Esto significa que pagarás un adicional de $20 en concepto de impuesto al momento de realizar el pago en la caja registradora.

A continuación, veamos algunas de las características principales del VAT o IVA:

  • El VAT o IVA puede variar según el país en el que te encuentres.
  • En algunos países, se denomina «Impuesto sobre bienes y servicios».
  • La Unión Europea (UE) exige que el VAT en los países miembros sea de al menos el 15%.
  • Algunos países excluyen ciertos bienes y servicios del impuesto, aplicando tasas diferenciadas.

¿Cómo conseguir la devolución del VAT?

Es importante tener en cuenta que en Estados Unidos no se aplica el VAT Number a bienes y servicios. Sin embargo, si has viajado recientemente a otro país donde se aplica este impuesto, es posible que puedas solicitar la devolución del VAT. Sin embargo, ten en cuenta que el proceso puede ser largo y complicado, por lo que muchas personas optan por no hacerlo. Antes de viajar fuera de Estados Unidos, verifica si se aplica el VAT en el lugar de destino.

A continuación, te proporcionamos algunas consideraciones para solicitar la devolución del VAT:

  1. Después de pagar el impuesto sobre el valor añadido en tu compra, solicita el reembolso directamente en la tienda o comercio.
  2. Por lo general, la compra debe superar un determinado monto para ser elegible para la devolución del VAT. En la Unión Europea, por ejemplo, el monto mínimo suele ser de 175 €, y el VAT no es acumulativo.
  3. Los gastos de hospedaje y comida generalmente no son elegibles para la devolución del VAT.
  4. Deberás demostrar que no resides en el país y completar un formulario específico.
  5. Algunos comercios no ofrecen la opción de devolución del VAT, y en ocasiones recurren a terceros para gestionar el proceso, mientras que otros lo hacen directamente.
  6. Consulta si el comercio cobra alguna tarifa por solicitar la devolución del VAT.
  7. En algunos países, como aeropuertos, estaciones de tren o puertos importantes, existen oficinas de devolución del VAT. Allí puedes obtener el reembolso de manera inmediata, siempre y cuando el comercio donde realizaste la compra esté afiliado a esa oficina.
  8. Al regresar a Estados Unidos, un oficial de aduanas sellará la documentación de la devolución, ya que funciona como prueba de exportación. Sin este sello, no podrás obtener el reembolso.

Recuerda que el proceso y los requisitos pueden variar según el país, por lo que es importante informarse adecuadamente antes de solicitar la devolución del VAT.

Como funciona el Impuesto sobre las ventas vs. el VAT en Estados Unidos

A menudo, los consumidores confunden el impuesto sobre las ventas y el VAT, sin estar seguros de si son lo mismo. A continuación, explicaremos en qué se diferencian. La principal distinción es que el impuesto sobre las ventas se paga una sola vez en el punto de venta inicial, siendo el cliente minorista quien lo abona.

En cambio, el VAT se recauda en varias etapas durante el proceso de producción del producto. Cada vez que se agrega valor o se realiza una venta, se recauda el VAT. Es importante destacar que este impuesto es enviado al Gobierno.

Sin embargo, existen algunas similitudes. Tanto el VAT como el impuesto sobre las ventas generan prácticamente la misma cantidad de ingresos. La diferencia radica en el momento en que se paga el dinero y quién lo abona.

Veamos un nuevo ejemplo:

Un agricultor vende trigo a un panadero por 30 centavos. El panadero paga 33 centavos, de los cuales los 3 centavos adicionales representan el VAT que el agricultor debe enviar al Gobierno.
Luego, el panadero utiliza el trigo para hacer pan y lo vende a una tienda local por 70 centavos. Ahora es la tienda la que paga 77 centavos, de los cuales 4 centavos son enviados al Estado y los 3 centavos restantes se los devuelve al agricultor.
Finalmente, la tienda vende el pan a un cliente por $1 dólar, de los cuales el consumidor paga 10 centavos adicionales, es decir, el precio base más el VAT. Luego, la tienda declara 3 centavos de ese impuesto al Gobierno.
Dato interesante: en el caso del impuesto sobre las ventas, si es del 10%, el Gobierno obtiene 10 centavos por cada venta de $1 dólar, mientras que el VAT se paga en cada etapa del suministro, lo cual explica la explicación anterior.

Aunque el VAT pueda parecer más complejo, tiene una ventaja: es más fácil de controlar, ya que se conoce el monto exacto que se cobra en cada etapa. Además, al gravar cada adición de valor, se evita la doble imposición sobre el mismo producto.

Preguntas frecuentes (FAQS)

¿En Estados Unidos existe el VAT?

El Gobierno Federal de Estados Unidos no aplica el impuesto sobre el valor añadido (VAT). En su lugar, el Gobierno recauda fondos principalmente a través del impuesto sobre la renta. Sin embargo, los gobiernos locales tienen la facultad de establecer sus propios impuestos sobre las ventas, los cuales suelen depender en gran medida de los impuestos sobre la propiedad.

En ciertas ciudades, por ejemplo, además del impuesto federal sobre las ventas, se aplican impuestos locales adicionales. Para implementar un sistema de VAT en Estados Unidos, sería necesario un acuerdo a nivel nacional y una coordinación entre los 50 estados, lo cual es prácticamente imposible de lograr.

¿Quiénes salen beneficiados del VAT?

El VAT beneficia principalmente a los consumidores con mayor capacidad adquisitiva. Esto se debe a que afecta negativamente a aquellos con menos recursos, ya que deben destinar una parte de sus ingresos a productos de primera necesidad, como alimentos básicos.

¿Los efectos negativos del VAT pueden ser evitados?

En cierta medida, es posible tomar medidas para mitigar los efectos negativos del VAT. Un Estado tiene la opción de excluir el impuesto sobre el valor añadido de ciertos productos y servicios esenciales, como alimentos o medicamentos. En estos casos, se puede aplicar un VAT más bajo. Algunos países también ofrecen descuentos a los ciudadanos de estos sectores para evitar que sufran los efectos negativos del VAT.

Germán Hernandez

Deja un comentario